OzWalt

Síndrome de OzWalt

Existe en tu persona una individualidad o lo que se conoce como la fracción del "uni-verso". Existió un grupo de amigos o viajeros en este espacio-tiempo en el cual se admiraba a un ser "individual", que era "indivisible" o, "único". A esta persona se le aprendía la maravilla de la conexión simple del ser y "comulsión" de vivir. Ella llegaba a ser parte de lo que se debía disfrutar de la vida y rompía paradigmas de lo con seguridad en contra de tu mundo.

Le tocó acoplar su vida a otro ser que se maravillaba de ello y aprendía de ello. Poco a poco, la otra persona absorbió el yugo de su ser, y, al dejarlo vació, dejó entrever el poco lodo que dejó de nutrir el pantano y poco a poco el sol secaba y fragmentaba a grietas una tierra fértil... gracias por cumplimiento de aquellos caprichos.

Ya tierra semi infértil, buscaba con desesperación reverdecer, pero existía la lluvia ácida del cual "no te voy a dejar crecer". Con desesperanza y frustración aquella tierra invocó inundaciones para sanar su piel cuarteada. Vientos que soplaran su ardor. Flores que llenaran su fervor y abejas que enmielan su pasión. Todo esto lo llevó a obligar las cosas, aparentar un suelo fértil y a buscar con desesperación la furia de su ser.

En ese momento llegó todo lo que pidió... Ser una persona incongruente y ávida de ser quien no era porque así lo dispuso alguien más.

Me culpo, ese síndrome me ha pasado a mi. El síndrome de ser quien no eres gracias a la opresión de alguien que  quieres que seas lo que no puede ser. Por eso la pareja ya no funciona. Porque traga de aquello que no puede ser.

Y si es polémica para tí... adentra a lo que no sabes de ti.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Simplicidad

Procesos